Jorge Macri, en el Día de la Independencia: “que sea un nuevo punto de partida para que la Argentina esté mejor”

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri, participó hoy en el Tedeum por el 208 aniversario de la Independencia y destacó la importancia de abrir espacios de reflexión para que la Argentina pueda encontrar “un nuevo punto de partida”.

En declaraciones a la prensa al ser consultado sobre el Pacto de Mayo firmado anoche en Tucumán, Jorge Macri sostuvo: “Creo que el gesto de que la mayoría de los gobernadores hayamos estado ahí es valioso y mi deseo es que esto ayude a que sea un nuevo punto de partida, donde ya no sólo sean relevantes y exitosos los números macros, sino que la economía del día a día de la Argentina mejore”.

“Porque como dijo el obispo Jorge García Cuerva, esta es una Argentina que duele, donde la gente está esperando sanar. Es una Argentina doliente, y creo que todos los que estuvimos ayer, más allá de las diferencias que podamos tener, tenemos una profunda voluntad de que la Argentina esté mejor”, afirmó.

“Valoro mucho la palabra. Me parece que fueron muy justas y apropiadas”, agregó respecto de la homilía del arzobispo de Buenos Aires en el Tedeum que se realizó en la Catedral y que presidió el presidente Javier Milei. Macri dijo que el obispo “llamó a la reflexión a todos los argentinos, a todos los que tienen responsabilidad en todos los ámbitos de poder, de decisión”.

“Nos hemos presentado a un cargo para resolver problemas, no para describirlos. Y me parece bien que la Iglesia nos llame a la reflexión. Y hay algo que para mí es central: un líder tiene que tener la certeza del rumbo, pero también entender que el ritmo de la marcha lo define el último de la fila. Mi tarea en la Ciudad es no dejar a nadie atrás. Estar siempre atento al que sufre, al que la está pasando mal. Ir al fondo de la fila, ir a buscarlo y traerlo”, agregó.

El Jefe de Gobierno fue recibido por el arzobispo García Cuerva cuando arribó a la Catedral metropolitana. Antes del comienzo de la ceremonia religiosa Jorge Macri acompañó al presidente Milei a dejar una corona de laureles al pie del mausoleo donde están los restos del general José de San Martín. Luego se ubicó junto a su esposa, María Belén Ludueña, frente al altar mayor del templo para escuchar la homilía.

Una vez finalizada la ceremonia Macri se trasladó hasta el barrio de Recoleta para presenciar el desfile desde el palco de autoridades ubicado en el cruce de Avenida del Libertador y Austria.

 

Fuente: Informe Norte – Noticias de la Zona Norte / Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares