Ramón Lanús y sus promesas de bajar impuestos ¿Dónde quedaron?

El alcalde llenó su campaña señalando que bajaría los impuestos en el distrito. No solo que no lo realizó sino que aplicó subas de manera ilegal.

De promesas y hechos concretos viven los dirigente políticos, y más cuando está en juego un puesto de gestión. En este caso, el intendente de San Isidro, Ramón Lanús, recorrió todo el distrito durante el 2023 prometiendo que bajaría los impuestos locales pero principalmente el de la tasa vial, gravamen que se cobra cuando un vecino va a cargar combustible.

Según Lanús, “hay determinadas cargas, tasas o impuestos que se ponen sobre elementos que después el contribuyente no sabe qué es lo que está pagando. Así se diluye la conciencia de la gente”, criticó el jefe comunal a las pocas horas de haber asumido al frente de la comuna.

Y agregaba: “Vamos a eliminar las tasas municipales a la nafta, quiero cuidar el mango de los sanisidrenses”.

Como se dijo, a dos meses de esa vocería, la tasa vial en San Isidro continúa cobrándose a los vecinos, dejando una recaudación de $250 millones en un año.

Pero como si eso no fuese suficiente, el jefe comunal PRO libertario no solo que no redujo la carga fiscal ni simplificó el sistema tributario sino que incrementó, de manera ilegal, las tasas municipales de acuerdo a denuncias efectuadas por el possismo.

Consideran en los pasillos de la municipalidad que lo hecho por el Poder Ejecutivo municipal configura una grave falta que perjudica directamente a todos los contribuyentes: no solo el aumento de un 25% de tasas municipales que se hizo de manera ilegal, sino también el haberse cobrado de manera retroactiva infringiendo el principio de irretroactividad de la ley.

Asimismo, explican que los vecinos de San Isidro están adelante del mayor aumento de tasas que se haya conocido en toda la historia de la municipalidad, llegando casi el 200 %.

Otro punto incumplido por el jefe comunal adherente a Patricia Bullrich es la seguridad. Sostienen en las calles de la comuna que no hay controles, estrategias ni mapas ni cuadrículas adecuadas para la erradicación de la inseguridad de la comuna. Tanto es así que la Iglesia salió a pedirle a Lanús que “haga algo”.

Así las cosas, en San Isidro bailan al lamentable ritmo de “Falsas promesas”, mientras el intendente Ramón Lanús se pasea por los canales de televisión.

 

Fuente: Informe Norte – Noticias de la Zona Norte / Municipio: San Isidro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares