Ahora Milei se autopostula para el Nobel de Economía

Se autopresentó como candidato al Nobel de Economía al celebrar sus reformas. Javier Milei hasta se comparó con Lionel Messi en su impacto

Javier Milei se autocandidateó para el Premio Nobel de Economía. Sucedió durante un discurso en Praga, última parada de su gira europea. El presidente, quien está recibiendo premios de grupo de liberales, no escatimó en elogios hacia su gestión y se aventuró a proyectarse como próximo Nobel de Economía.

“Con mi jefe de asesores, el doctor Demian Reidel, estamos reescribiendo gran parte de la teoría económica para poder derivar optimalidad de Pareto, tanto estática como intertemporal, teniendo funciones de producción no convexas (sic).

Si nos termina de salir bien, probablemente me den el Nobel de Economía junto a Demian”, proclamó Milei con la seguridad que lo caracteriza.

SE COMPARÓ CON LIONEL MESSI

Además no perdió la oportunidad de hacer una analogía futbolística, comparando sus desafíos con los de Lionel Messi. “Si no entra Messi a patear la pelota, la pelota no se mueve”, dijo, subrayando la importancia de la acción política y su rol en enfrentar al “socialismo” y el estatismo. Según él, lo está haciendo con mucho éxito.

En su discurso, Milei tampoco dudó en vanagloriarse del “ajuste fiscal más grande de la historia de la humanidad” logrado en sus seis meses de gobierno, y de haber estabilizado la economía argentina.

También criticó la formación económica recibida en la Universidad de Buenos Aires y destacó su conversión a la Escuela Austríaca, que según él, es la que guia cada una de sus decisiones.

Milei afirmó tener “3.200 reformas más” en carpeta para convertir a Argentina en “el país más libre del mundo” y eventualmente “el más rico del mundo”, con la ayuda de la inteligencia artificial.

Reiteró su fe en “las ideas de la libertad y el progreso tecnológico, los mercados libres, el respeto a la propiedad privada y a la vida” para que Argentina se convierta en “el caso más brillante de la historia de la humanidad”.

SE VE COMO “MESSÍAS DE LA ECONOMÍA”

En un tono que solo puede calificarse de mesiánico, Milei pintó un panorama apocalíptico del país pre-Milei: según él, estaba en el puesto 140 del ranking mundial con más del 50% de pobreza y una presión fiscal del 70% sobre el sector agropecuario. “No hay que llorar ni quejarse”, sentenció, destacando que en condiciones normales la gente no elige “un presidente liberal libertario”.

En su periplo europeo, Milei se viene mostrando como el salvador de la economía, el elegido para resolver “el problema que no crece” y “la inflación desbordada”. Y, sin perder el ritmo, concluyó con su característica confianza: “Bueno, la gente no se equivocó, el 56% eligió al especialista en crecimiento y dinero, que es mi caso”.

¿Las aspiraciones nobelescas de Milei son una fantasía o contra todo pronóstico, el Comité Nobel tendrá en cuenta esos “logros” económicos?

Fuente: Informe Norte – Noticias de la Zona Norte / Presidencia de la Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares