Rafael Jijena Sánchez brindó una charla en el HCD San Isidro

El conocido conferencista motivacional brindó una charla en el Concejo Deliberante de San Isidro en la que invitó a estudiar la figura del carismático líder sudafricano para lograr cambios en todos los sentidos.

El Concejo Deliberante de San Isidro se convirtió por espacio de una hora y media en un profundo lugar de reflexión personal.

Este momento fue posible por la excelente charla brindad por el conocido conferencista motivacional, escritor y creativo publicitario Rafael Jijena Sánchez quien a través de la figura del carismático líder sudafricano Nelson Mandela expuso enseñanzas de todo tipo aplicables a cualquier profesión o a la vida misma.

El encuentro, que contó con la organización de la Cámara de Comercio de San Isidro, permitió a la audiencia conocer a una persona que ha pasado buena parte de su vida estimulando y motivando a grupos de trabajo.

“Llevo unos tres años dando esta charla basada en la biografía de Nelson Mandela. He estado en España, Colombia o Uruguay, en colegios y empresas. Creo que faltan ejemplos de liderazgo, gente que sirva de referente”, dice Jijena Sánchez quien en sus charlas utilizas proyecciones audiovisuales.

“Ya en su juventud era un luchador, enraizado con la cultura africana”, cuenta este conferenciante que a través de pinceladas biográficas va dibujando el paisaje de sus reflexiones y el perfil del político que supo vivir siempre en libertad pese a estar buena parte de su vida encarcelado.

“Mandela es un buen referente porque logró reunificar un país, a través de la no violencia y transmitiendo un mensaje de paz”, afirma.

No son muchos los momentos en que la gente puede hoy dedicarse a reflexionar, y menos aún idear de qué manera se puede contribuir a mejorar el quehacer diario.

Por eso estos instantes son tan valiosos. Jijena Sánchez sabe encontrar en la naturaleza, la historia o la vida de las personas aquellos elementos que compondrán la fórmula de sus ideas. Un coctel de sabiduría que es aplicable para cualquier ámbito, ya sea el educativo, el empresarial o el social.

“Mandela era una persona que era paciente, se esforzaba por aprender la lengua y la cultura de su oponente, sabía sacrificarse y entendía en qué momento tenía que correrse a un lado para que lideraran otros”, cuenta.

Para Jijena Sánchez el perdedor es aquel que teniendo cualidades no se moviliza para sacarles provecho y desperdicia la oportunidad de ser algo y cambiar las cosas. Ya lo decía Gandhi: “Si quieres cambiar al mundo, empieza por cambiarte a ti mismo”.